Avisar de contenido inadecuado

el secreto de violeta

{
}

León: hola. ¿Cómo te llamas?

Violeta: hola, violeta ¿y tú?

León: me l amo León y es un gusto conocerte

Luego del encuentro que tuvieron estos dos jóvenes, Violeta se fue pensando a su casa en el joven tan amable que había conocido, pero recordó que tenía una cita con Tomas, un joven que conoció cuando estaba a punto de resbalar en el barro, pero gracias a él no  fue así.

Al otro día no sabía qué hacer porque los dos la habían invitado a salir, pero violeta no podía porque su papá no la dejaba salir de la casa. Su papá la tenia encerrada porque el no quería que ella fuera a una escuela como todas las otras. Violeta siempre se preguntaba porque su padre no la dejaba salir.

Germán su padre: Violeta ¿Dónde vas?

Violeta: voy a salir a dar una vuelta, porque necesito salir a tomar aire.

Germán: está bien, pero no te tardes mucho, tengo que dar una noticia.

Violeta: de acuerdo.

Violeta sabía lo que era, y la noticia tenía que ver con la boda de su padre con su prometida de dos años. Ella nunca soporto a su madrastra pero lo hacía solo porque quería ver feliz a su padre.

Cuando iba a su cita, se dio cuenta de que se había perdido ya que la ciudad de Buenos Aires es tan grande, y ella solita se perdió. Pero no fue por mucho porque cuando vio a Tomas que se acercaba a ella se puso feliz porque ya no estaba perdida, pero la felicidad le duro muy poco, ya que, por el otro lado de la calle venia León. Violeta nunca se imagino que se podía encontrar con los dos, pero después  comenzó a recordar y a los dos los había citado a la misma hora. No pudo hablar mucho con ninguno de los dos porque su padre había mandado a su chofer a que la fuera a buscar.

Angie (su profesora particular): violeta ¿Qué vas a hacer?

Violeta: no lo sé porque siento que los dos son buenos pero León me gusta mucho y Tomas también.

Angie: tienes que aclarar sus sentimientos, o si no por lo menos no estés con ninguno de los dos.

Violeta: lo sé pero necesito tiempo.

Angie: eso se lo tienes que decir a ellos

Ninguno de los dos iba a comprender lo que le estaba sucediendo a Violeta, y por eso decidió nunca más volver a tener contacto con ninguno de ellos.

Violeta salió a caminar para poder pensar que es lo iba a hacer, pero siempre quedaba en lo mismo. Estaba tan confundida que no sabía lo que hacía y cuando estaba totalmente descontrolada le conto a su padre que iba al Studio 21, que era la escuela a la que asistía todos los días que salía de su casa. Germán no lo podía creer, pero no podía tener rencor con su hija así que decidió dejarla seguir en el Studio, siempre y cuando no le volviera a mentir más y así fue.

 

 

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario el secreto de violeta

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre